Just Wait...

PINGUÉCULA

PINGUÉCULA

La pinguécula es una degeneración de la conjuntiva del ojo que es más frecuente en personas que reciben gran cantidad de radiación solar.

Tiene forma de lenteja blanca que aparece en la conjuntiva. No afecta la visión por no infiltrar la córnea a diferencia del pterigium. Puede inflamarse dando lugar a una pingueculitis, lo que puede verse favorecido por ambientes muy secos con viento y exceso de radiación solar. Si la sensación de cuerpo extraño es molesta puede tratarse al paciente humidificando los ojos con lágrimas artificiales. No es una patología que requiera tratamiento quirúrgico ya que no afecta la visión.

Normalmente esta condición existe en personas sobre 40 años, pero algunas veces existe en gente entre 20 a 30 años

La mejor manera de evitar la aparición o el crecimiento de la pingüécula es limitar la exposición a los factores ambientales que contribuyen a su crecimiento.

Esto incluye:

  • Protección adecuada de sus ojos contra el exceso de luz ultravioleta utilizando gafas de sol.
  • Protección de sus ojos contra condiciones secas y polvorientas mediante el uso de gafas apropiadas;
  • Aplicación de lágrimas artificiales para los ojos en un lugares secos.

Es un tumor común y benigno de la conjuntiva. Este es el tejido delgado y transparente que cubre la parte blanca del ojo (esclerótica). El tumor aparece en la parte de la conjuntiva que está expuesta cuando el ojo está abierto.

Causas

Se cree que la exposición prolongada a la luz del sol produce la degeneración de las fibras de colágeno presentes en la conjuntiva  y parece ser que la irritación ocular tenga también algo que ver. La soldadura es un factor de riesgo ocupacional importante.

Síntomas

Una pinguécula luce como una protuberancia amarillenta y pequeña en la conjuntiva cerca de la córnea. Puede aparecer en cualquier lado de la córnea. Sin embargo, con mayor frecuencia se presenta en el lado de la nariz (nasal). El tumor puede aumentar de tamaño en un período de muchos años.

Pruebas y exámenes

Un examen de los ojos a menudo es suficiente para diagnosticar este trastorno.

Tratamiento

No se requiere tratamiento en la mayoría de los casos. Mantener el ojo humectado con lágrimas artificiales puede ayudar a evitar que el área resulte inflamada. El uso temporal de gotas oculares con esteroides suaves también puede servir. En raras ocasiones, es posible que sea necesario extirpar el tumor en busca de alivio o por razones estéticas.

Expectativas (pronóstico)

Esta afección no es cancerosa (benigna) y el pronóstico es bueno.

Posibles complicaciones

La pinguécula puede crecer sobre la córnea y bloquear la visión. Cuando esto sucede, el tumor se denomina pterigión. Estas dos afecciones ocurren bajo condiciones similares. Sin embargo, se cree que son enfermedades separadas.image002image001

PTERIGIUM

El pterigium (o pterigión) es una enfermedad que afecta la conjuntiva y la cornea. La conjuntiva es una delgada membrana transparente que cubre la esclera (la porción blanca del ojo). Es allí donde se inicia la enfermedad: se produce un crecimiento exagerado de la conjuntiva en las porciones expuestas al sol. Al elevarse la conjuntiva, genera resequedad (ya que la lágrima no puede cubrir esta ‘isla’ elevada). La reacción normal de la conjuntiva ante la resequedad es crecer aún mas intentando protegerse. De este modo se produce un círculo vicioso donde mayor crecimiento produce mayor resequedad y esta a su vez genera más crecimiento. Finalmente el pterigium crece en forma de una masa carnosa sobre la cornea – la estructura transparente localizada frente al iris (el que da color al ojo).

¿Quiénes se ven afectados con mayor frecuencia?

Es muy frecuente que personas que habitan en la zona tropical desarrollen pterigium. Esto debido a que el principal factor para que se produzca es la radiación ultravioleta del sol. Quienes trabajan mucho tiempo bajo el sol y no usan protección

¿Cuáles son los síntomas del pterigium?

La resequedad y rugosidad del pterigium produce sensación de ardor, rasquiña y resequedad en el ojo afectado. Para muchas personas también es indeseable la apariencia estética del pterigium. Puede llegar el punto en que el pterigium crece los suficiente para acercarse al centro de la cornea e impedir el paso de la luz, produciendo una disminución marcada de la visión.

¿Cómo puede tratarse el pterigium?

En las fases iniciales cuando es ligera la sensación de ardor y resequedad, se puede manejar con lubricantes y vasoconstrictores. En fases avanzadas o cuando es estéticamente molesto para la persona, se requiere cirugía para eliminar el pterigium y reemplazarlo por conjuntiva sana. Existen varios tipos de cirugía de pterigium. El tipo de cirugía a realizarse depende de cada caso.

El problema es que cualquier tipo de cirugía sobre la superficie corneal deja una cicatriz,que puede ser mayor o menos dependiendo del tamaño y el crecimiento sobre la cornea que haya tenido el pterigium.Estas cicatrices en muchos casos pueden provocar defectos visuales varios y casi siempre astigmatismos cornéales residuales.

¿Como puede prevenirse?

Como ya hemos dicho anteriormente se produce en mayor termino por la acción de la radiación ultravioleta, así que para intentar prevenirlo, lo mejor es utilizar una buena protección en forma de gafas de sol que filtren al 100% el UV cuando se esta al exterior.

Además en los casos en que se trabaje, o se esté muchas horas al exterior, no está de más el utilizar algún tipo de gorra o sombrero.

¿Como puede controlarse?

En Óptica Piris, podemos localizar y reconocer el pterigium de forma temprana mediante un sistema de video digital. Además en el caso de que ya este presente podemos cuantificar su tamaño, para así poder valorar su evolución en las revisiones periódicas.

image006image005image004


Fuentes: Conocimientos propios, IMO, Institut Barraquer d’Oftalmologia, Clínica Baviera, Wikipedia.